Tipo de viaje: amigos.
Duración: 9 días.
Transporte: a pie, buses, pocos taxis. 

Nuestra llegada a Tel Aviv fue un tanto accidentada. Salimos a las 3:30 de la madrugada del aeropuerto Ben Gurion luego de haber pasado por el escrutinio de los agentes de seguridad Israelíes y ahí estaba Yosef esperándonos. ¡Que bien se siente llegar a un lugar y tener a alguien que te reciba con los brazos abiertos! Teníamos la dirección del departamento que Jael nos había prestado para pasar la primera noche: Yeshaiahu 14. Nos enrumbamos a la ciudad de Rehovot a la dirección indicada, llegamos a la puerta, pusimos la clave y no abría. Intentamos de nuevo y nada. La csm. Luego de descifrar los mails y mapas, nos dimos cuenta que la dirección estaba bien, ¡pero no era en Rehovot, sino en Tel Aviv! Felizmente Israel el muy pequeño y llegar de una ciudad a otra de madrugada tarda solo 25 minutos 🙂

Estuvimos 9 días en Tel Aviv e hicimos uno que otro paseo a distintos puntos del país. Ambos habíamos estado ya en Israel un par de veces, sin embargo nunca habíamos pasado tanto tiempo en Tel Aviv y lo que descubrimos fue una ciudad vibrante, llena de vida y de movimiento. Además, disfrutamos del mejor clima de la historia del turismo en tierra santa, los días estaban soleados con temperaturas alrededor de los 26ºC ideales para ir a la playa y para pasear sin sentirse abochornado. Así que caminamos y caminamos y caminamos, tomamos uno que otro bus y muy pocos taxis. Nos entusiasmó la mezcla de lo moderno de su arquitectura, lo liberal de su forma de pensar y su desenfrenada vida nocturna con lo antiguo en Yafo y lo tradicional de sus mercados como el Shuk Ha Karmel. Tel Aviv, finalmente, es una ciudad mediterránea, libre y a veces descarrilada, donde hay algo para todos, absolutamente todos.

Nosotros estuvimos mas días y nos lo tomamos con calma (¡como siempre!), pero acá te damos los tips principales para recorrer los puntos mas interesantes de la ciudad en solo 2 días. Si tienes un tercero (o un cuarto o un quinto), ¡anda a la playa! o visita otras ciudades como Akko (1 hora y 20 minutos), Jerusalem (1 hora y 30 minutos), Cesarea (40 minutos), entre otras.

Día 1
Running en la Tayelet: Levántate temprano y ponte tu ropa de deporte. No hay mejor manera de empezar a conocer una ciudad que saliendo a correr en la mañana. En Tel Aviv lo mejor es correr al borde del mar por la tayelet (paseo marítimo), son 5 kilómetros de vereda con las mejores vistas de Tel Aviv y de Yafo. Si quieres salir a correr un segundo día puedes hacerlo por el parque Hayarkon.

IMG_9281 (1)

Desayuno en el Mendeli Street Hotel: Incluso si no te estas hospedando en este hotel, ven a probar su desayuno. Los panes son espectaculares y el salmón con cream cheese artesanal, de otro mundo. Si eres un poco atrevido hasta lo puedes combinar con un Bellini o un Kir Royal. Esto si es empezar bien el día!

FullSizeRender 15

Paseo por Yafo: Luego del deporte y del desayuno estarás mas que listo para continuar con el día. Es momento de trabajar y hacer un poco de turismo, pero del bueno. Para llegar a Yafo coge un autobús (El Nº 18 pasa por Dizengoff Center – King George St. y te deja Sderot Yerushalaim/Marzuk Ve-Azar). Acá lo que hay que hacer es caminar y perderse en el casco antiguo, pasando por la plaza Kikar Kedumim, por los jardines Ha Pisgah hasta llegar a la zona del mercado de pulgas (Shuk Ha Pishpeshim), ahí se puede parar en alguno de los cafecitos de moda o comprar en las boutiques de artesanías, antigüedades y tiendas de arte. Luego bajando por Yehuda Meragoza St. aterrizaremos en el mejor lugar de Hummus de la ciudad, Abu Hassan. Luego del almuerzo, encuentra las escaleritas que te llevarán a la zona del puerto viejo, donde destaca el contraste entre sus construcciones antiguas y los inmensos edificios de Tel Aviv en el fondo.

Almuerzo en Abu Hassan (1 Dolphin St.): Siéntate donde puedas y espera a que la persona que te atiende te traiga lo que todos comen, Hummus con Tjina, Massabaha y ensaladas. Esta es una verdadera experiencia local, no te tomes personal la atención bastante tosca, es parte de la cultura y de la experiencia.

Relax en la Playa / Museo de arte: Después del largo día de actividades, si tienes la suerte de que sea verano o primavera, lo mejor es un baño de sol y tranquilidad en la playa. Para nosotros las mejores y con mas onda son Frishman y Gordon. Si lo que quieres es terminar en la playa luego de tu paseo por Yafo, la mas cercana y simpática, a cinco minutos al norte, es la playa de Alma. Es también una excelente alternativa para relajarte.

IMG_8953 (1)

Si el clima no está como para playita, aprovecha para visitar el Museo de Arte de Tel Aviv. El edificio, obra del Arq. Preston Scott, alberga excelente obras maestras impresionistas y de arte contemporáneo.

Cena y tragos en Sarona market: Sarona fue un centro agrícola fundado por alemanes cristianos hace mas de un siglo, luego pasó a ser una base militar británica. Actualmente, los edificios han sido refaccionados y convertidos en cafés, restaurantes y tiendas de moda, todo inmerso en un parque inmenso y hermoso. En el picnic café, te dan una mantita para que puedas echarte en los jardines que rodean el restaurante y te traen el pedido en una clásica canasta de picnic. En la parte de atrás del parque está Sarona Market, una especie de food court inmenso, lleno de restaurantes y puestos de comida de todo tipo. Come algo y luego tomate unos tragos en el lugar que mas te apetezca, ninguno tiene pierde. No llegar tan tarde para poder pasear por todos los puestos. Cierran a las 10pm.

Día 2
Brunch en Benedict: En Benedict no tienes que levantarte temprano para tomar desayuno ya que lo sirven durante todo el día. Luego de un primer día agotador, un brunch con huevos benedictinos y un buen jugo de naranja, te levantarán las energías. Además, no dejes de probar la Shakshuka, una plato típico israelí, mezcla de tomates, pimientos y especias con huevos escalfados. (Dirección: Ben Yehuda St. 171, tiene también otros locales en Tel Aviv, Hertzlia y Rishon)

Caminar por la ciudad (Bialik St., Beit Ha-Ir): Con las energías recargadas luego del brunch y para bajar la Shakshuka, lo mejor es caminar por la ciudad. Si estas en el Benedict de Ben Yehuda, se puede pasear por esta ancha avenida en dirección sur hasta Idelson St., donde doblas a la izquierda y sigues derecho hasta la plaza Bialik, una de las mas lindas de la ciudad. En esta plaza está Beit Ha-ir, un hermoso edificio construido en 1925 declarado patrimonio mundial por la UNESCO. Usado por mucho tiempo como la sede municipal de la ciudad, hoy es un centro cultural. Bajando por Bialik St. nos trasladamos por un momento a lo que fue Tel Aviv en sus inicios, una ciudad tranquila con edificios de estilo Bauhaus. Si sigues bajando por esta calle llegarás a Allenby St.

FullSizeRender 12
Beit Ha-ir

IMG_8955
Mercado del Carmel (Shuk Ha-Carmel): 
El Shuk Ha-Carmel es uno de nuestros lugares favoritos en Tel Aviv. En este mercado todavía se respira un aire de pueblo y se entremezclan olores y sabores de todo Israel. Además de los puestos de venta de comida, especias y chucherías, en las calles aledañas han abierto bares y restaurantes con mucha onda. Pasear por el Shuk es de por si una gran experiencia, pero aparte de mirar y comprar souvenirs, no dejes de probar las cervezas artesanales en la pequeñísima cervecería en la esquina de Rambam St. con Hacarmel. Ahí nos encontramos con un Ayacuchano que estaba viviendo en Israel hace mas de 15 años. ¡Su alegría al saber que éramos peruanos era indescriptible! Por último, para terminar con dulzura la visita al Shuk, saliendo por la calle Gadera, casi en la esquina con Allenby hay un pedacito de calle peatonal donde encontrarás la Malabia, donde venden el mejor Malabi del medio oriente. Malabi es una especie de pudin dulce bañado con jarabe de frutas y  con topping de maní carmelizado. Suena muy raro cuando se describe cada ingrediente, pero juntos en tu boca, son deliciosos y muy ligeros. Ojo, el café turco para bajar el dulce es gratis.

IMG_8963 (1)

Almuerzo en Kerem Ha Teimanim: Kerem Ha Teimanim es el barrio adyacente al mercado del Carmel y fue el  antiguo enclave de los judíos Yemenitas. En sus inicios era una zona pobre de la ciudad. Hoy, como muchos otros barrios marginales pero bien ubicados en las grandes ciudades del mundo, está sufriendo un proceso de gentrificación y se está poniendo de moda. Quedan pocos de los habitantes originales, pero siguen existiendo, sin embargo, restaurantes Yemenitas en los que vale la pena almorzar al aire libre en alguna de las callecitas.

Caminar por Rotchild Boulevard: Para no perder la costumbre, en la tarde seguimos caminando. Empieza el recorrido en la plaza Ha-Bimá, en el extremo norte del Boulevard Rotchild. Acá está el teatro Ha-Bimá, el auditorio Charles Bronfman y el Helena Rubenstein Pavilion, todas muy lindas obras arquitectónicas enmarcadas en la plaza misma que ha sido recientemente remodelada. En la parte central hay una especie de jardín en bajo relieve donde puedes sentarte en las escaleritas a escuchar música clásica de los parlantes del parque y si tienes suerte niños patinando al ritmo de la música. El Boulevard Rotchild está justo frente a la escultura de los tres discos. Es una de las avenidas mas caras de Tel Aviv y ahí se encuentra un gran número de edificios estilo bauhaus y otro modernos de gran valor artístico. Si te dan las piernas puedes caminar hasta el histórico barrio de Neve Tzedek al otro extremo de Rotchild.

FullSizeRender 13
Plaza Ha-Bimá
FullSizeRender 10
auditorio Charles Bronfman

Cena en Santa Katarina: Para terminar este maratónico día, date un gusto en el restaurante Santa Katarina, ubicado justo frente a la gran Sinagoga de Tel Aviv. Con una decoración moderna, este restaurante es perfecto para tomar unos tragos en su terraza y probar su comida, mezcla de mediterránea e italiana siempre con un twist local. Recomendamos reservar.  (Dirección: Har Sinai St. 2, Tel. +972 58-782-0292)

Donde comer:

Si tienes un poco mas de tiempo… y estómago, te recomendamos estos lugares con mucha onda para comer algo al paso.

  • Miznon: Si en el Perú decimos que todo es sangucheable, en Israel la premisa es que todo es piteable (Pita = Pan árabe). En este lugar, donde los mozos y la gente que atiende parece estar en LSD las 24 horas (derechos de autor: B.L.), comerás el mejor pita relleno de innumerables opciones para todos los gustos. (Dirección: Ibn Gabirol 21.)
  • Sabich Frishman: El Sabij es un pan pita relleno de berenjenas asadas, vegetales. huevo, hummus y tahini. Al igual que el falafel, es una maravilla vegetariana que hace que no extrañes la carne en lo absoluto. Este pequeñísimo lugar casi en la esquina de Frishman con Dizengoff lo hace a la perfección, ¡con su toque picante para los que nos gusta! (Dirección: Frishman St 42.)
  • Hakosem: Según nos dijeron todos los que fueron, es el mejor lugar de Tel Aviv para comer falafel y shawarma. No conocimos a nadie que nos haya dicho lo contrario. A nosotros lamentablemente nos agarró pesaj (la pascua judía que dura una semana en la que está prohibido comer pan), llegamos a la puerta del local y estaba cerrado 😦 (Dirección: solomo hamelech 1.)

Dormir

Mendeli Street Hotel: Un hotel con mucha onda. El primer piso es un bar/restaurante/desayunador muy lindo y moderno. Buenaso para tomar un trago a toda hora. Las habitaciones son pequeñas pero muy cómodas y el personal super atento. Si puedes darte el gusto, reserva las superiores o las de lujo. Nosotros tuvimos la ”suerte” de que se dañó la manija de nuestra habitación y a cambio por las molestia nos cambiaron las últimas noches a una de lujo. ¡Suerte de bloggers!

IMG_9275

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s