El primer destino en nuestra luna de miel fue Tailandia. Luego de aterrizar en Bangkok y pasear por la ciudad un par de días, nos enrumbamos hacia Ko Tao, una pequeña isla en el golfo. Con mas de 30 escuelas de buceo, Ko Tao es la meca de los submarinistas. La idea de André siempre fue hacer ahí el curso de Open Water Diver (buceo en aguas abiertas) pero Deborah, por el contrario, siempre había mostrado su temor a las profundidades y se sobreentendía que ella se quedaría tomando sol y relajando en la playa. Decidimos hacer el curso en Ban´s Diving Resort, la escuela mas grande del mundo. Fuimos a que André se inscriba y cuando conocimos al instructor, la persona más paciente y con más experiencia en el buceo que hayamos conocido jamás, Deborah dijo: ¡Yo también quiero! Así que terminamos haciendo el curso los dos con Jordi, nuestro instructor. Además, conocimos a toda la legión de españoles que estaban haciendo prácticas para ser Dive Masters (un grado menos que el de instructor) y con todos nos hicimos muy amigos. Salíamos muy temprano a abordar los barcos gigantes con tripulación birmana y regresábamos a estudiar en la tarde. En un principio parecía que Deborah solo estaba probando suerte y que al poco tiempo abortaría la misión, sin embargo, los días fueron pasando y con mucha paciencia, dedicación y mentalidad ganadora, ambos obtuvimos nuestros carnets de buceo. A partir de ese momento nos sumergimos juntos en todos los lugares donde podamos.

bans-diving-resort
Nuestro barco

Como diría Confucio, “aquél que dice que puede y aquél que dice que no puede, ambos tienen razón.” Para bucear hay que tener miedo ya que este hace que respetes al mar y los protocolos de seguridad, pero hay que saber superarlo, no dejar que te paralice. Por esto, porque vences tus miedos, porque conoces gente linda, porque ves el mundo desde otra perspectiva, porque vuelas sin alas, bucear es algo que nos encanta. ¿Te convencimos? Aquí algunas razones más.

1. Bucear es un tipo de meditación.

Cuando buceas no puedes hablar, tampoco hay celulares, ni distracciones; son 40 minutos contigo mismo y tu respiración. Estas totalmente presente, concentrado en ver y experimentar la vida bajo el mar. En esta vorágine de modernidad repleta de estímulos inventados, el uiissssssss gusshhhhhhhh de tu respiración bajo el mar nos recuerda lo simple que es ser felices.

DCIM100GOPRO
André y solo André

2. Buceando conoces gente interesante. 

Desde la primera vez que buceamos en Tailandia, donde estuvimos durante 5 días con amigos con quienes compartíamos una visión de un mundo maravilloso, hasta el buceo que hicimos hace pocas semanas en Aruba, donde conversamos con German, un arubeño de padre venezolanos y madre holandesa, siempre (siempre) nos hemos cruzado con gente increíble en los barcos de buceo. En Ko Phangan terminamos juergueando con nuestra instructora de buceo y varios amigos con los que fuimos a descubrir las profundidades… no perdón, fue en Máncora (¿o en ambos?). Wanna make friends … go diving!

bans
Con nuestros instructores (Jordi y Tony) luego de terminar el curso.

3. El mundo se amplía.

Mas de un 70% de la superficie del planeta está cubierta por agua, lo cual equivale a 361’132,000 km².  Ahora multiplícalo por 19m que es la profundidad a la cual podrías bucear si tienes el certificado Open Water y te darás cuenta que, literalmente, antes de bucear, te estabas perdiendo de mucho.

DCIM100GOPRO
Deborah no se arrepiente 1 minuto de haber realizado el curso.

4. Te ayuda a ser metódico.

El método Montessori es un método educativo que se caracteriza por desarrollar en el niño la independencia y la libertad dentro de ciertos límites. Este método nos recuerda mucho al método estricto al que hay que ceñirse cuando buceamos. Nosotros somos los niños, el conocimiento y los procesos son el marco preciso que debemos respetar cuando buceamos y el océano es la libertad. Para bucear debes ser metódico, ordenado y disciplinado. El propósito básico de este método es liberar el potencial de cada niño para que se auto desarrolle en un ambiente estructurado. ¿Estábamos hablando de buceo o de pedagogía? Ya me perdí…

DCIM100GOPRO

5. Superarás tus miedos y saldrás de tu zona de confort.

Esto ya suena bien cliché, pero el que no sienta miedo (¡y emoción!) cada vez que se mete al mar con 25Kg de equipos está mintiendo. No es para menos, ya que queda claro que nuestros pulmones no están hechos para andar nadando a 20 metros bajo la superficie. Para bucear entonces, hay que transitar por nuestros miedos, visitarlos cara a cara, darles una cachetada y seguir para adelante. ¡No hay sensación mas liberadora que esa!

Cada buceada es un episodio totalmente diferente, incluso si es en el mismo lugar. Nunca sabes cuando te podrás encontrar al tiburón ballena que todos buscamos emocionados en Tailandia o a un tortuga nadando dentro de un avión en el medio del mar.

DCIM100GOPRO

6. Verás el destino desde otra perspectiva, viajarás en barco, conocerás playas increíbles.

Cada salida a bucear es un viaje dentro del viaje. El tiempo bajo el agua es solo una parte ya que antes hay que llegar al lugar de la inmersión. El viaje en barco por las aguas del lugar es por si sola una experiencia increíble. Nuestro tiempo favorito es el espacio entre buceos, cuando conversas sobre lo que viste y te relajas en cubierta. En Tailandia, era el momento del curry y de la fruta fresca. El mejor Masaman Curry que hemos comido en nuestra vida nos lo sirvieron a bordo del barco que nos llevó a Sail Rock, una peña perdida en el mar cerca de Ko Phangan en Tailandia.

DCIM100GOPRO
Sail Rock – Tailandia

7. Volar

En Cuba, cruzamos toda la isla para bucear en la Bahía de Cochinos, la misma donde desembarcó el pelotón de disidentes cubanos apoyados por Estados Unidos en 1961. Ahí, salimos con todo nuestro equipo desde playa Girón y luego de bucear unos 50 metros, el lecho marino se hunde formando una pared infinita que baja hacia las profundidades del océano. Cuando buceamos al lado de esos espectaculares acantilados de coral, con la inmensidad del océano al otro costado, estábamos volando. Bucear es volar pero para abajo. Nuestro mundo humano se transforma en uno de 3 dimensiones y por 40 minutazos dejamos de ser humanos.

DCIM100GOPRO
Playa Girón

8. Es una excelente excusa para viajar

Por último, siempre es bueno un empujoncito cuando estamos planeando un viaje. Un destino en el que se puede bucear, se transforma inmediatamente en el lugar perfecto para tus próximas vacaciones.

¿Listo? ¿Te convencimos?

DCIM100GOPRO
¡Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s